China, paraíso asiático

Ha llegado el día de escribir mi post número cien, y hoy no va ni por la moda ni por Room Nº13, sino por otra de mis grandes pasiones: VIAJAR. Esta Semana Santa he estado en China, ese país que se encuentra a infinitos kilómetros de aquí y en el que todo es al revés. He visitado tres ciudades muy diferentes entre ellas pero que me han esgatusado, en especial Shangai, mi ciudad fetiche.

Os dejo una pequeña selección de las fotos del viaje para que veáis un poquito de lo que yo he podido disfrutar.

Pekín, ciudad Olímpica

Pekín, ciudad Olímpica

Pekín, ciudad Olímpica

Pekín, ciudad Olímpica

DSC_0061

Pekín, ciudad prohibida

DSC_0147

Pekín, parque Beihai

DSC_0240

Hantzhou

DSC_0242

Pekín

DSC_0247

Pekín

DSC_0260

Pekín

Pekín, mujeres practicando Tai Chi

Pekín, mujeres practicando Tai Chi

Los parques y los lagos son muy comunes en China. La gente camina, disfruta dando un paseo en barquita o incluso practicando Tai Chi, como véis en esta imagen. Esta práctica es de lo más común en Oriente y es muy habitual verlo en cualquier parque.

DSC_0482

Hangtzou, Lago del Oeste

DSC_0484

Hangtzou, Lago del Oeste

DSC_0020

Shangai, Yugarden

DSC_0070

Shangai, el Bund

DSC_0085

Shangai, el Bund

DSC_0086

Shangai, el Bund

DSC_0115

Shangai, vista del Bund por la noche

El Shangai parisino

El Shangai parisino

Shangai me ha dejado marcada. Su arquitectura, mezcla entre lo chino y lo neoyorkino, es algo que no deja indiferente a nadie. Sin duda, si me tengo que quedar con una imagen del viaje me quedo con la que acabáis de ver del Bund de noche, una vista espectacular con el río de por medio y los rascacielos encendidos de fondo.

DSC_0043

Hangzou, templos budistas

Hangzou, templos budistas

Hangzou, templos budistas

Me gustaría destacar una cosa más que me resultó muy curiosa. A parte de la comida, los olores, los índices de contaminación, la cultura, sus gentes,… China me enseñó algo  que me pareció muy interesante y una gran lección ante la vida. ¿Conocíais al Buda sonriente? ¿Sabéis por qué sonríe? Buda le sonríe a la vida y esconde en esa tremenda barriga los problemas, exactamente lo que nosotros deberíamos aprender a hacer.

Cayetana de Ozámiz Diéguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s